COMO EN LA EPOCA DE LOS ZARES (bodega incautada)

COLUMNA ACERTIJOS

MARTES 21 DE FEBRERO DE 2017

Gilberto Haaz Diez

*Yo trato de privarme de ideas. Todos los días me quito alguna, pero siempre me quedan demasiadas. Camelot.

COMO EN LA EPOCA DE LOS ZARES (bodega incautada)

El gobernador Yunes Linares, el Fiscal Jorge Winckler y el secretario Téllez Marie, y Elías Assad, que era el cicerone de los periodistas, llegaron a una bodega en Córdoba, que también es pueblo, exhibieron, como en la época de los zares, cosas propiedad del exgobernador fugado, Javier Duarte de Ochoa, y de su familia, entre ellos el diario de la señora. Con cintas amarillas que protegen,  alcanzan a verse tazas, pocillos, dos retratos del gobernador y la señora Karime, balones de colección de fútbol, esculturas, relojes, bancas de parque y hasta una lanchita traga monedas de los niños, una silla de montar a caballo con sus iniciales JDO, libros, juegos de cubiertos, el gobernador anunció que se encontró un diario de Karime, donde hay indicios de sustracciones y movimientos bancarios; plumas históricas, quizá aquellas donde firmaron la petición de los préstamos o bursatilizaciones, un barril para conservar vino, hasta papel de baño se alcanza a ver, para que vean que el hombre era común y corriente. Hay cientos de cajas cerradas. Trasciende que hay información muy importante, más que los bienes. Quizá quede abierto al público y se exhiba como un Museo del Horror, solo que no cobren la entrada como en el Acuario de Veracruz, que sea gratis.  En la tierra del exgobernador, Córdoba, llegó el gobernador choleño Yunes Linares y puso a los ojos de los veracruzanos esos bienes decomisados, o encontrados de sus propiedades. Una noche anterior, se anunció que llegaba temprano a conferencia de prensa. En Facebook, la herramienta favorita de este bienio, nos enlazamos a ver los pormenores del caso, como si fuera un Chivas-América, con goles, pero en portería contraria, el juego era de un solo lado. Los fotógrafos disparaban las placas. Los clicks irrumpían ese silencio, porque el silencio a veces es oro. Los facebookeros se daban vuelo, la maldad en toda la extensión, la arrogancia a la vista, el saqueo indiscriminado. Los funcionarios explicaban algo por aquí, algo por allá. Un pitazo llevó a las autoridades a incautarlo, dijo el Fiscal Winckler. Seguramente un golpe durísimo, eficaz en las investigaciones de lo que se hace, y muy para el penar y pesar de la familia y del exgobernador Duarte. Alcanzó el gobernador Yunes a anunciar que ya van 700 millones de pesos, lo incautado y recuperado, y que habrá más, mucho más. Por lo pronto, no fue un lunes cualquiera. Un lunes donde se exhibieron, en una bodega cordobesa, artículos propiedad del exgobernador y su familia, como en la época de los zares. Y como en los finales de películas: To be continued (esta historia continuará).

PD: En la foto que exhibe el diario El Universal, se ve en camisa al Fiscal Winckler mirando fijamente el retrato de JDO, y me imagino, dirá: “¿Dónde andarás?.

LA LLAMADA DE MONTANO

Tarde de domingo. Apoltronado en mi reposet y sin deportes, porque no hay béisbol de los Yankees ni americano, y el fútbol mexicano en domingo, languidece, entró mi llamada al celular. Era Alejandro Montano Guzmán. El alemanista número uno de Veracruz. Con los clásicos saludos y el hola cómo te va, entramos a la plática. Llamaba quien fue el hombre fuerte del sexenio de Miguel Alemán Velasco (1998-2004), hijo del 51 presidente de México, su secretario de Seguridad Pública y con quien comentaba las ordenes top secret de gobierno, el otro era Mauro Loyo, médico que hace no mucho se le vio al lado del gobernador de Veracruz, en un hospital. Montano me comentaba que se metía de lleno y se inscribía para ser candidato por el PRI a la alcaldía de Xalapa. Le dije que había que ser valiente, en momentos que la patria tricolor se deshace entre las manos, lo mismo en Veracruz que en el país. “Sé en qué posición andamos. Sé también que será una lucha difícil, pero tengo fe y esperanza en que ganemos”, me decía desde el otro lado de la línea.

LOS PICUDOS

Esta semana me ha tocado platicar con puro picudo (falta el góber, anda ocupado), tuve, por asuntos de la patria, plática con el Fiscal y Maestro Jorge Winckler, y lo mismo con el secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán, ambos dos (Fox dixit) prestan los servicios a la patria veracruzana, a la yunista, porque si a ellos les va bien le va bien al gobernador y a Veracruz y nos va bien a nosotros. Son de los funcionarios de los cuales el gobernador goza de la confianza y el afecto, con todo y que Rogelio venga de las tribus perredistas, donde apenas me encontré a su Tata, el ingeniero Cuauhtémoc Cardenas, que fue para el PRD su faro y su luz y su guía y su Mesías, en momentos cuando dejaron al PRI y crearon un cisma y una nueva corriente partidista. Hablé también con Tavo Souza Escamilla, jarocho y trovador de veras. Otro valiente que se inscribe en la contienda para Veracruz, donde se enfrentará, si es que le dan el visto bueno tricolor, a Chikinando (Fernando) Yunes Márquez, panista, senador e hijo del góber, y a quien los apostadores dan doble contra sencillo que gana en el Puerto.

Y así son las cosas, decía Walter Cronkite: “And that’s the way it is”.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com


                  

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje