DE HOUSTON A MC ALLEN

WOODLANDS TEXAS

COLUMNA RETRATOS

VIERNES 14 DE AGOSTO DE 2015

Gilberto Haaz Diez

PUBLICADA EN EL SEMANARIO CENTINELA

DE HOUSTON A MC ALLEN

 

Escrito en el trayecto de Woodlands, Houston y Mc Allen.

Es lunes, tomo el vuelo de Delta del aeropuerto Bush rumbo al Miller de Mc Allen, todo en Texas. Un vuelo de escasa una hora y piquito. Woodlands es un paraíso terrenal, casas habitaciones llenas de bosques, llenas de pinos y de todos los verdes que uno se imagine ver, aunque ahora la calor tiene los pastos medio amarillentos. Pero uno encuentra por las noches venados y tejones y mapaches, algunos de ellos atropellados entre ese trajinar duro de los automóviles. Lagos y dos campos de golf y balnearios para los residentes, con albercas gigantescas y guapas estudiantes que cuidan a los niños. Debe ser de Texas la ciudad que mayor crecimiento tiene, no solo por los mexicanos al grito de guerra que aquí llegan (en un caminar nocturno encontré a José Antonio Mansur, dueño del equipo de beisbol Águilas de Veracruz, hijo del legendario Chara Mansur, suele vacacionar por aquí con su familia, nos saludamos, iban a la cena y nosotros veníamos de ella) por las grandes inversiones, se habla de un complejo de computación que pondrá miles de empleos. Y uno ve a las máquinas amarillas Caterpillar trabajando con singular alegría y al ritmo de ahí te voy, construyendo sin parar.  Es la mañana que el gobernador Javier Duarte da la cara y envía un mensaje al pueblo veracruzano y a la sociedad en general, por el caso de la Narvarte. Le dieron duro en las redes a él y a Veracruz. Manejó bien desde su Situation Room la crisis que se nos vino encima, primero de bajo perfil cuando arreció todo, luego, cuando fue saliendo poco a poco la verdad dio la cara y envió mensaje. La bronca era de Mancera. Estoy segurísimo que su procurador defeño tiene ya todos los elementos del proditorio y horrible crimen, de ese que ahora llaman feminicidio, pues había cuatro mujeres, solo que el procurador debe esperar a que caigan las otros dos bestias criminales, y soltará todo, ya verán. No eran tan profesionales, como se decía, pues uno de ellos fue atrapado por unas huellas que dejó en el departamento del crimen. La autoridad debe castigarlos duro, con penas más allá de los 70 años, que se pudran en la cárcel y no salgan, México se convirtió en un sitio de fosas, de panteones, de crímenes, y delito que no se castiga se repite. Caerán, sin duda, y la verdad brotará y pondrá a cada quien en su lugar. Es un crimen que no debe quedar impune. Ninguno en todo el país, donde a diario contamos muertos, como en Irak, donde allá también están en guerra. Que así sea, y que descansen en paz todos ellos. En Estados Unidos, donde escribo estas líneas, en Univisión marcaron como un hecho sin precedente la declaración que motu propio dio Javier Duarte. Había que entrarle al toro por los cuernos. Comentaristas de prestigio como Carlos Marín, Ciro Gómez Leyva, Sergio Sarmiento, y el analista Jorge Castañeda, que fue secretario de Relaciones Exteriores de Fox, en Milenio nocturno, le dio el aval al gobernador de Veracruz. No solo dio la cara, declaró ante la autoridad haciendo a un lado el fuero, y eso evita sospechas, si es que se tuvieran algunas. La verdad saldrá a la luz en ese túnel oscuro en que se convirtió la Narvarte, y que el procurador y Miguel Ángel Mancera tienen que desenredar, que enredado lo tienen.

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje