DE MADRID A SANTANDER

COLUMNA ACERTIJOS

MARTES 31 DE MARZO DE 2015

Gilberto Haaz Diez

*De Michael Ende: ‘Las pasiones humanas son un misterio: quienes se dejan arrastrar por ellas no pueden explicárselas y quienes no las han vivido no pueden comprenderlas. Hay seres humanos que se juegan la vida por subir a una montaña. Nadie, ni siquiera ellos, pueden explicarse realmente por qué’. Camelot

DE MADRID A SANTANDER

 

Escrito entre el trayecto Madrid-Santander. Mañana de fin de semana, el mes de marzo termina. Es el veinteavo día que escribo estas líneas fuera de mi aldea. Vamos a la campiña norteña. Muy temprano alquilamos las naves. Partimos casi al mediodía, vamos por tierra, un par de camionetas nos llevarán a la A-6, la autovía que va por A Coruña, tierra de gallegos, para, antes desviarnos por Burgos-Reinosa y Santander. A la verde campiña llena de frio y en algunos sitios aun con nieve al pie del camino, más cuando se llega a Los Picos de Europa, voy a Wikipedia: Los Picos de Europa son un macizo montañoso localizado en el norte de España que pertenece a la parte central de la cordillera Cantábrica. Aunque no muy extenso, su cercanía al mar hace que sea pródigo en accidentes geográficos de gran interés. Ahora los vemos después de comer en Aguilar de Campoo, un pueblo que huele a galletas, buscar un comedero de lo que haya, algunos pinchos, porque en España tienen la costumbre que los restaurantes cierran después de las cuatro de la tarde y, algunos, vuelven a abrir hasta las 8 o 9 de la noche, dependiendo el esquema. Entonces comemos lo que encontramos. Del sur (Sevilla) al Norte (Cantabria), dejando el inicio de la Semana Santa en esa Sevilla que va a arder de turistas, y que comienza en La Maestranza la temporada de toros. Aquí al pie del camino, de esas grandes autovías en las cuales hasta ahora no he encontrado ninguna que cobre, aunque Consuelo Diez, prima de mi esposa Matilde, que vive en Barcelona, dice que no las cobran porque los catalanes nos las subsidian, a todos los extranjeros y españoles. Jeje.

PICOS DE EUROPA

Comemos y a continuar, adelante los Picos de Europa se ven impresionantes, una gran cordillera llena de mucha nieve, cuentan los lugareños que este año nevó como pocos, el mundo climático cambia, en mi aldea ha caído granizo y en Ixtaczoquitlán por igual, granizadas que a veces asombran. Se aleja el frio, comienza poco a poco a salir el sol, aunque encontramos Santander a 9 grados no se siente tanto como en Madrid, que el viento del Guadarrama golpea rostro y conciencia. A la salida de Madrid se ve El Escorial, donde sepultan a sus reyes. Y el Mausoleo que Francisco Franco se mandó poner, para él solito y para José Antonio Primo de Rivera, y para algunos soldados muertos en esa terrible y cruenta Guerra Civil española. El Valle de los Caídos, así llamado por el régimen franquista. Por la tarde-noche llegamos al hotel NH, en la santanderina calle Menéndez Pelayo. Santander es una ciudad bella, muy peatonal como muchas de España. Aquí cada año a la Universidad Menéndez Pelayo llega el gran Mario Vargas Llosa, a compartir su saber, hace algunos años le vi. Vargas Llosa en Lima recibió a las dos esposas de los encarcelados disidentes políticos de Venezuela. Los que el chófer de Chávez, Nicolás Maduro, mantiene en prisión empobreciendo a ese gran pueblo, para querer convertirlo en otra Cuba donde todo falta y nada se tiene, comenzando por la libertad. Para la libertad, sangro, lucho, pervivo, decía el gran poeta Miguel Hernández. Lanzó Vargas Llosa una verdad. Criticó que los regímenes democráticos de América Latina, se incluye a México, no han lanzado una queja contra este gobernante que encarcela a sus disidentes. México se ha apartado de aquellas historias cuando brillábamos en relaciones exteriores. Alguna vez Echeverría aborreció a Pinochet, y con Franco se lanzó uno de sus últimos tiritos (los de Franco), cuando después de haber ejecutado a unos españoles a garrote vil, Echeverría rompió las pocas relaciones comerciales que se tenían y bajaron del avión de Iberia a los españoles que iban a esa España. Franco lo maldecía a gritos. Otro. Gustavo Díaz Ordaz, en una Cumbre de Panamá se negó a encontrarse con los dictadores que pululaban y reinaban en contra de su pueblo. Ni la mano les dio. Eran de pantalones, no que ahora todos se acogen a la Doctrina Estrada (esa que  México legó al mundo, donde no había que meterse con los países ni criticarlos, y por eso nacen los crápulas gobernantes como Maduro. El mejor ejemplo de Maduro lo dio el periodista Antonio Navalón, de El País, dijo que Chávez lo dejó en venganza a su pueblo, como Tiberio dejó un día a Calígula a los romanos. Esta Doctrina se manifiesta en contra de que los países decidan si un gobierno extranjero es legítimo o ilegítimo, especialmente si este proviene de movimientos revolucionarios. La Doctrina Estrada contradecía la costumbre de su época de que cada país debía reconocer al gobierno de otro país para que este fuera considerado válido o legítimo)

PASEO PEREDA

Salgo apenas llegando a caminar por Paseo Pereda. Hace frío y una llovizna orizabeña se siente. El Paseo donde veo los cafés y la prestigiada tienda del relojero Pablo Galán, de grandes amigos veracruzanos, Valentín Ruiz y Gerardo Gil, ambos ya fallecidos. Con Galán tenían buena amistad, como sigue teniendo con otros paisanos. Es viernes de marcha, los santanderinos buscan su bares de copas, allí conviven, a las puertas, en esas pequeñas calles de los callejones santanderinos donde un pegue es la felicidad. No los corre ni ahuyenta el frio, el calor de un alcohol seguro se los quita. Debo de hablar de los selfies, esas fotos que se hicieron famosas cuando el Oscar de la Academia y que todos recuerdan. Una de mis hijas camina con ese bastón de las selfies. Raro que aquí en algunas partes no se conozcan. La mercadotecnia mundial no niega nada, y los chinos son extraordinarios en hacer cosas y multiplicar los panes. Un señor ya de edad se lo quería comprar. Y en Sevilla veían extrañados ese bastón, aunque en Madrid debe haberlo. Cuando íbamos por la calle Arenal, y ella quiso tomarse una foto así, un grupo de chamacos desmadrosos franceses se metieron a la foto. Eran como 10 y la foto se hizo grande e internacional. Cosas de la tecnología. También de los celulares. Cuando llegué con el mío de México, me rendí a los dos días, me costaba 750 pesos diarios, hasta que un par de días después le dije: Bye, bye Carlos. Y me compré un aparatito Vodafone, que te da el Internet por toda España, 50 euros y me alcanza para todo el mes. WhatsApp, Internet, Correo Electrónico y mensajes y hasta señales de humo, como los indios Sioux. Cual sufrir. Cosas de los precios.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje