EL RECUENTO DE LA SEMANA

COLUMNA ACERTIJOS

SABADO 16 DE MAYO DE 2020

GILBERTO HAAZ DIEZ

 

 

*Las almas repudian todo encierro. Camelot.

 

 

EL RECUENTO DE LA SEMANA

 

 

Llega sábado, a media quincena, mayo se va muy rápido, como las flores de mayo que, decía el poeta: “Aparecen como luceros al caer la noche: las flores de mayo cuando la esperanza renace. Flor de Mayo, como un rayo de la tarde, se moría. Yo te quise, Flor de Mayo, tú lo sabes; ¡pero Dios no lo quería!”. Creo que fue Amado Nervo, a quien muchos calificaron de poeta cursi. Uno vive aprisionado en una jaula donde hay libertad del aire, de asomarse a la ventana o al balcón y respirar un poco de aire puro, salir al jardín, si lo hay, caminar entre las paredes para ejercitar el cuerpo y que el alma no sufra. Alguien me dijo, siente lo que sienten los que están en la cárcel. Aunque aquellos están en un cuarto de dos por dos y con poca libertad, aun teniendo teles y Whatsapp, nada como la libertad, Para la libertad, sangro, lucho, pervivo, cantaría Juan Manuel Serrat aquel poema de Miguel Hernández, ese mismo poeta español que el muchacho chicho y guapo de la pandemia, Hugo López Gatell, una tarde recitó ‘El hambre desde el fondo’. Miguel Hernández, de él escribió Pablo Neruda: “Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz!”.

LA CERVECERA ORIZABEÑA

No hay futbol, ni Champions ni ligas europeas y la tele mexicana inventó unos partidos en Internet con muñequitos, ignoro si alguien se ha atrevido a ver esa patraña, no lo sé, escasean las chelas, el director de Profeco, un tal Sheffield, señaló que fue una imbecilidad haber cerrado las plantas cerveceras, porque sin chelas no hay paraíso, dijo que “el aumento de precios en esta bebida se debe a que la cerveza que se vende es importada, toda vez que la que había en México “nos la bebimos toda” en un mes”. Vivan los chupamaros. Sí es cierto, en los súper y las tiendas Oxxo y 7/24 la chela escaseaba. Tengo un amigo que lloraba por que le vendieran 10 cartones de chela, para consumo suyo, se nota que es chelero a morir, y a Orizaba le pegó muy fuerte, porque aquí están las cerveceras de los holandeses, la Heineken, que un día llegaron y a los dueños anteriores, Cuauhtémoc-Moctezuma, les compraron las plantas como una vez compraron la isla de Manhattan sus antepasados holandeses a los indios Canarsie de la tribu Lenarpie, allá por 1626, presente lo tengo yo, con un solo pago de 24 dólares, nada de abonos chiquitos como Elektra, a quien el gobierno federal quiso cerrar y se encontraron que nanáis, por ahí no iba la cosa, el dueño es amigo del preciso. El mundo del cine es nuestro compañero del encierro, entre Netflix la vida pierde la monotonía, los estrenos de la serie The Last Dance (El Ultimo Baile) de Michael Jordan, acaparan la audiencia, este lunes está por terminar los 10 capítulos de la máxima estrella deportiva, el gran basquetbolista. Suelo Whasapear con mi amigo Pedro Martínez, el chingón jefe de Concierges del hotel Liabeny, acuartelado la vivió todos estos días en Madrid. Ahora van liberando poco a poco y avisa ese gobierno que quien llegue a Madrid, o a España, tendrá que tener 15 días de enclaustramiento, o en hotel o en casa de amigos. Ufff. Así para qué ir.

www.gilbertohaazdiez.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje