EL REMENTERIAZO

COLUMNA ACERTIJOS

LUNES 12 DE AGISTO DE 2019

GILBERTO HAAZ DIEZ

 

*No importa cuán alto lleguemos, siempre nos miran hacia abajo. Camelot

EL REMENTERIAZO

De repente, de la noche a la mañana circuló por agencias noticiosas que a Julen Rementería del Puerto (Veracruz, 23 de julio de 1961), regidor, diputado local, alcalde de Veracruz, chalán de Felipe Calderón en la SCT federal, diputado de nuevo y chalán también de Miguel Ángel Yunes Linares al frente de la SIOP, en su gobierno efímero, de repente, decía, le quieren aparecer los fantasmas los de Morena (uffff, y recontra ufff, diría Perro Bermúdez). Ha sido de todo y sin medida. Ahora Senador panista por la Primera Minoría, del 2018 al 2024. Hace unos días sorprendió al mundo, porque fue el político que descubrió y lanzó a las redes, viéndolo en el portal de Presidencia, que AMLO se metía unas longanizas que no eran de Jabugo, de 16 mil pesotes, y la bomba llegó hasta las mañaneras, el presidente albureó, que a él le gustaba otra longaniza, esa ni la comía, pero el daño en las líneas enemigas ya estaba hecho. Julén cruzó la línea Maginot, es decir, cruzó su Rubicón y dio la pelea. Todavía más, se atrevió a decirle al presidente en su tuit que ellos fueron los que subieron a la red esa información, y los mariachis callaron. Como en los viejos tiempos del PRI y del poder presidencial, un barbero diputado federal, Jaime Humberto Pérez, por quedar bien con el jefe, ya pidió la guillotina y el cadalso para Rementería, donde algunos lo conocen como Tementiría. Enriquecimiento ilícito, le llaman a su delito, porque aseguran que era pobre, como aquella canción de pobre Tom, pobre Tom, esa rola de Chava Flores, donde por el rio del Colorado, cerca ya del gran cañón , etcétera, etcétera. Julén ni sufre ni se acongoja, sabe que es la respuesta a su golpe duro y al pecho que dio a la presidencia austera que, para comer longaniza, no se midió. Además, ese diputado federal debe saber que el Senador está protegido por el fuero, y sus demandas le harían lo que el viento a Juárez, es decir, se la persignó.

LOS OTROS DOS (TUITEROS)

En el tuiter hay que andar con mucho cuidado. Más si eres funcionario público y la suerte no está de tu lado. Dos encumbrados de la 4T entraron de lleno a tuitear, a los dos les fue como en feria, en los tuiters se viven los odios y las discrepancias entre chairos y fifís, entre morenistas y quienes no lo son, la primera fue Ana Guevara. La mujer deportista laureada, es acusada porque cuando llegaron con sus jaladas de austeridad, quitó las becas a muchos deportistas, las cuales las bajó de 5 mil a 2 mil, un verdadero ataque a ese sector deportivo. Escribió, se respeta ortografía y sintaxis y puntos y comas, tal cual se leyó: “Gracias a cada integrante de nuestra selección en Panamericanos siguen haciendo Historia cada día se consigue hoy llegar a la Medalla 100”: Así, con esa ortografía y gramática. Y lo signa con copia arrobada a su patrón, AMLO, al Gobierno de MX y a su otro patrón, Esteban Moctezuma. No fue lejos por la respuesta, le fue como en feria, los tuiteros le dijeron que ni se suba a ese tren del triunfo, menos ella que les recortó hasta el suspiro. Pena debía darle, haberlos dejado sin becas. Otro: “Debías haber dicho, gracias a los integrantes de nuestra selección, que pese a la falta de apoyos de esta Administración, siguen haciendo historia”. Uno más: Se exige tu renuncia. Aún más: “que triste es ver como se exhiben y tienen el descaro de poner la cara ante un logro que es 100% mérito de los atletas y no de este gobierno populista”.

EL ÚLTIMO DE EBRARD

El último tuit sublime lo fue de  Marcelo Ebrard, tuiteó una jalada: “Gran descubrimiento de la NASA: planeta a 31 años luz que podría tener condiciones adecuadas para contar con agua líquida y sustentar posiblemente vida. Felicidades”. Se ignoraba que Marcelo Ebrard fuera un fantasma en la luna, o un apocalíptico de gente de Conagua, pidiendo agua y libertad. Le fue como en feria, le tuitearon: “Marcelo, déjate de jaladas con agua de la NASA y ve a Misisipi, donde Trump volvió a golpear a los inmigrantes y allá debías estar, no festejando agua en otro planeta”. Qué, además, ese planeta está muy lejos de Chacaltianguis, y esos 31 años luz a lo mejor no los vivimos. Ay, Marcelo, ponte a chambear en tu secretaría, ya ves que el amigo de AMLO y tuyo, Donald Trump, ya les envió otra amenaza: o le bajan a la droga o caña, o sea, coopelas o cuello. Respóndele, Marcelo, que a ellos les entra la droga porque sus policías no la detienen ¿o por dónde pasan? Ah que mundo tan cruel.

www.gilbertohaazdiez.com

 

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje