EL RIJOSO CALLEJERO (PIOJO Y MARTINOLI)

COLUMNA ACERTIJOS

MARTES 28 DE JULIO DE 2015

Gilberto Haaz Diez

 

*Hay verdades que uno sólo puede decir después de haberse ganado el derecho a decirlas. Camelot.

 

EL RIJOSO CALLEJERO (PIOJO Y MARTINOLLI)

 

Cuenta la nota de Milenio diario, y lo confirma el diario AS de España, filial de El País, que el Piojo Herrera, uno que trae una granada en la mano, golpeó al comentarista Martinoli en el aeropuerto gringo. En una cuenta de Twiter, un compañero de los comentaristas lo avisó al mundo. Sucede que al estar en la línea de revisión de la aerolínea Delta, en Filadelfia, que también es pueblo y allí parieron la Constitución los Padres Fundadores de la Patria, Piojo le tiró un volado al más estilo tepiteño a Cristian Martinoli, por más grandote, esquivó el golpe que terminó dándole en el cuello. Los separaron. Luego, dice la misma nota, la rijosa hija del Piojo, al mas puro estilo de las telenovelas del Canal de las Estrellas, le asestó una cachetada a Luis García, el otro comentarista. El Piojo, amenazante como John Wayne cuando entraba a las cantinas, le dijo: “Así va a ser siempre cuando te encuentre”. El domingo pasado, al terminar el juego México-Jamaica, donde fue una victoria pírrica, inmerecida porque a México los árbitros le dieron la ayudadota del mundo, los mismos comentaristas decían que, pese a haber sido campeones, El Piojo Herrera debía dejar la selección y buscar un entrenador que sea menos ‘marketinero’. Piojo se la vivió en comerciales y descuidó al equipo. Los que hemos visto fútbol desde 1962, en el Mundial de Chile, opinamos que la mitad de esos jugadores no tienen ni calidad ni merecimientos para estar allí. Más aún, El Piojo gana 10 millones de dólares anuales contra 250 mil dólares que gana el entrenador alemán de Jamaica, Winfrid Schäfer, que a ratos más parece con esa melena director de sinfónica alemana. Qué lamentable. En el mismo juego, sin pena, quizá amparado porque el FBI busca a todos los tramposos de la FIFA y Concacaf, que delinquieron vendiendo sedes de mundiales y apañando y lavando lo que podían, apareció con su carita de ‘yo no fui’ Justino Compeán, al lado de los mafiosos confederativos. El fútbol mexicano da pena ajena. Ganaron sin merecerlo, aunque el último juego fue limpio, sin trampas ni ayudas y Guardado, junto con Tecatito Corona, a quien el Piojo no alinea por tener a sus cuates, se convirtieron en punta de triunfo. El triunfo los arropa, escribí en mi Twiter a la hora que terminaba el juego, que ese triunfo afianzaría al rijoso Piojo y a sus adalides y corifeos. Y miren, no fuimos lejos por la respuesta, golpear a unos comentaristas es señal de que este bruto piensa que se vive en la selva. Deben irse todos. Iñarritu debe irse, como Compéan, que se fue pero ahí anda de metiche, abrazando a su compadre Piojo como si hubieran ganado el Mundial y haber vencido a Argentina o Alemania. No mmamy blue. Iñarritu declara que solo Decio de María lo puede correr, pero Decio no es el dueño, es solo empleado, los dueños son los propietarios de los equipos, aunque a muchos no deciden. El fútbol está mal por varias cosas. Lo gritan todos y nadie hace caso. Cuando llegó esta dupla mala, Decio y Justino, Necio dijo que nuestra liga iba a ser mejor que la Champions, la carcajada se escuchó hasta Inglaterra, pasando por Chacaltianguis. El tipo delira, se les ocurrió nacionalizar a mucho maleta extranjero y es el caso que hay partidos donde alinean a 8 extranjeros naturalizados, y solo a tres mexicanos al grito de guerra. Ahí está la falla, la ven todos pero nadie la corrige. Faltan los pantalones de un presidente. En la época de Manuel Ávila Camacho, el presidente caballero, firmó un decreto donde, por obligación, se debían alinear a siete jugadores mexicanos. A fuerza. Ahora no, el canto de las sirenas mueve a estos maletas que corren a la secretaria de Relaciones Exteriores a convertirse en naturalizados, para que Decio y Justino se llenen de billetes. Llega el caso que luego los alinean en la selección, como a Vuoso alineó el Piojo, cuando en sus países ni de reservas ocuparían un sitio en la selección.  Hi hablar. Hay días así.

 

FIESTA CERVEZA (BIERFEST ORIZABA 2015)

 

Un viejo sueño de Gonzalo Reyes Beltrán (Q.E.P.D.) se hizo realidad. Ese hombre, siempre promovió la idea que en la ciudad se realizara una Fiesta de la Cerveza, al ser esta sede de la afamada Planta Moctezuma que, junto con la Cuauhtémoc, que era norteña, eran las dos cervezas de indios y ahora son holandesas. Cosas de la vida, estos holandeses, dueños de la Cervecera de Orizaba y Monterrey, son listos, no solo se agandallan penales (#No era penal) en El Mundial, como México contra Panamá, sino que un tal Minuit, hace muchísimos años, les compró la isla de Manhattan a los indios lenape, un bendito 24 de mayo de 1626 a 60 guilders, precio de garaje, lo que supuestamente equivaldría a 24 dólares estadounidenses de la época o a unos 1,000 dólares de 2006. Les fue bien, a nosotros los españoles nos daban espejitos, que luego se rompían. Allí comenzaron a levantar rascacielos que besaban el cielo. La Fiesta de la Cerveza dio inicio en el Parque Bicentenario, una bella plaza, llegó el secretario de Desarrollo Económico y recién matrimoniado, Erick Porres Blessa, a nombre de Duarte gobernador a inaugurarla con el alcalde ausente (Juan Manuel se fue de vacaciones). Había muchos picudos, el presidente nacional de Concanaco, Enrique Solana Sentiés; el gerente de la planta cervecera, Daniel Gerardo Espinosa, y el hijo del CP Francisco Jiménez Espinosa, Francisco, cuyo bisabuelo, abuelo y padre han sido los distribuidores de la cerveza desde que esta nació en Orizaba. Paco fue una gente de capacidad de trabajo. Es un negocio familiar que los hijos honran ahora con la eficiencia, no solo eso, han instalado, para orgullo de Orizaba, tiendas 7/24 en Córdoba, Orizaba y Tehuacán, unas 80 y pico que dan empleo a 700 personas. Decían los estudiosos de Harvard, en su rama de negocios, que en negocios familiares solo suelen sobrevivir dos generaciones, de las cuales llegan con dificultad a la segunda (tres de cada diez) y acaban muriendo, o siendo vendidas en la tercera (sólo una de las tres sobrevive), aquí no ha ocurrido eso, los Espinosa-Balmori van en la cuarta generación, avantes y exitosos. La Fiesta fue para muestrear ahora las cervezas artesanales. Se van a promover unas 40 de ellas, hechas artesanalmente, nada de máquinas. En Orizaba hay buenos eventos, de allí se trepan al Teleférico, y a ver la ciudad desde arriba. O a Ojo de Agua, a las memelas como en Xochimilco, con la laguna al pie.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje