EN CASA VERACRUZ

COLUMNA ACERTIJOS

SABADO 13 DE JUNIO DE 2015

Gilberto Haaz Diez.

 

*“Me los chingué”. Cuauhtémoc Blanco cuando se enteró que había ganado Cuernavaca, Morelos. Camelot.

 

EN CASA VERACRUZ

 

Escrito en Xalapa. Lo primero que se nos dijo -cuando traspasamos la puerta tipo Fort Knox de Casa Veracruz, allí donde el huamachito florece y han salido, para bien y para mal, las decisiones importantes del poder-, fue que dejáramos en una mesita resguardada por Bodyguards los teléfonos celulares. ¿Y ahora? La única vez que recuerdo un incidente así, fue porque lo leí, cuando el presidente Carlos Salinas de Gortari citó a los tres poderes fácticos del PRI: CTM, CNOP Y CNC, para decirles las Palabras Mayores en el alumbramiento de Luis Donaldo Colosio, escena que Fidel Velázquez contó cuando, al escuchar el nombre del agraciado, le dijo: “Nos leyó usted el pensamiento, presidente”. Ya saben ustedes cómo era ese viejito zorro. Pues allí nos tenéis entregando los celulares en la espera que Duarte anunciara algo del otro mundo, de un mundo raro, como José Alfredo Jiménez, pero nada ocurrió. Metí mi camarita de fotos, por si las moscas. Quien se rebeló fue el diputado federal Alejandro Montano Guzmán, sucede que el guarura que le pedía el celular era uno que había empleado en sus tiempos poderosos de segundo al mando con Miguel Alemán, y le recriminó que si le había dado de comer, cómo pretendía quitarle su fon. Entró con él. Gozó del fuero, mas tarde nos reiríamos de ese incidente. Solo dos funcionarios asistieron, ligados a los medios, Montano y Yolanda Gutiérrez Carlín, de Protección Civil, que acompañó a sus señora madre como dueña del periódico Política. Nos saludamos, desde Japón no nos veíamos.

 

LAS CHARLAS

 

Nunca había estado allí en esa nueva sede de Casa Veracruz jalapeña, un salón bello, amplio, hermoso, que se habrá construido apenas. En el pasado fui una vez con Miguel Alemán, a una comida de este tipo; con Fidel otra y ahora con Javier. Sé que cuando Fidel llegó, en una romería de posada navideña abrió las puertas de esa Casa Veracruz, de esas populistas que acostumbraba, y se echó a perder el pasto sagrado tipo Wimbledon, que los Alemán habían sembrado con dedicación versallesca. Cada gobernador imprime no solo su estilo personal de gobernar, su forma de vivir. Duarte estaba contento. Convivía con los dueños y representantes de medios de comunicación: Radio, Prensa, TV. Internet. Me tocó mesa con Alfredo Ríos Hernández y Carlos Ferráez II, que se acompañaba de su nieto, Carlos III, como el rey. Al lado, Luis Ayala y Rafael Pérez Cárdenas, un tipo eficiente, que colabora con Juan Octavio Pavón, el coordinador de comunicación social del gobierno, que atento andaba a las vivas en la convocatoria y la atención. Pérez Cárdenas sabe más del Real Madrid que quien esto escribe, y de eso hablamos. Ferráez recordaba sus tiempos mozos, y nos fuimos a la hemeroteca de la radio en Veracruz, con las anécdotas de su padre.

 

A LAS VIVAS

 

En esas estábamos cuando llegó el gobernador. Venía relajado, contento. La elección del domingo 7 de junio lo puso en los cuernos de la luna. Hizo el paseíllo como torero en tarde de toros de la Maestranza, y de mesa en mesa saludó a los invitados. Comimos austeros, nada de chupe, escasamente un par de copas de vino tinto y agüita de Jamaica, como en tiempos echeverristas. El menú: sopa mexicana y un mixiote o pescado, arroz y frijoles. Sabroso. Soltó el gobernador sus números. Antes, habíamos platicado en corto, contento por Córdoba, su tierra, recuperada al fin. Y más contento porque le habían llamado el presidente Peña Nieto y Osorio Chong y hasta Emilio Chauyfett, porque Emilio es el representante político de Veracruz ante el presidente. Me dio sus números, si bien nos va llegamos a 20 diputados (con los pluris, bueno, 21, porque Enrique Jackson, aunque es sonorense fue propuesta duartista y supe que, cuando se sentó el gobernador de Veracruz con el relojero César Camacho, le pidió dijera al presidente que era una propuesta suya, y el presidente la concedió, ahora dicen que Jackson cada mañana reza un Ave María en un retrato de Javier, agradecido) Y estoy contento, soltaba en su discurso, porque se hablaba que Veracruz ardería en las elecciones, y estoy contento no solo por el resultado, porque no hubo ningún incidente en ninguna casilla de las 10 mil 247 que se instalaron ese domingo. Esa misma mañana, los tribunales (SCJN) habían convalidado la elección de gobernador de dos años, y las puertas están abiertas y libres para los que se apunten. Decía, o trataba que se entendiera. ¿Qué sigue, gobernador?, dice que le preguntaron. Pues sigue seguir trabajando y tratar de cumplir los compromisos pendientes, y entregar buenas cosas a la salida. La elección lo aupó ante el gobierno federal, y ante los electores. Aquellos que hablaban de que perderían casi todo, tendrán que hacer un análisis de qué fue lo qué pasó. Así de fácil. “Me encuentro mucho mejor. El nuestro es un gobierno sólido, fuerte”, aseguraba entre el café como postre. Poco después, se nos invitó a los cerca de cien contertulios a posar para la foto en la parte del jardín de Casa Veracruz. Me despedí de él. Mi Consiglieri, suele decirme, y partí de regreso a casa, amenazaba lluvia a eso de las seis de la tarde. Buena comida, buena reunión que puso contento al coordinador Juan Octavio Pavón, su primera convocatoria, con buen debut.

 

EN MI ALDEA

 

Ya luego, en Orizaba supe que los dos senadores priístas, los dos aspirantes al relevo, Pepe y Héctor, merodearon por mi pueblo mientras estaba ausente. Pepe comió en la casa de Manejh Tamher, en el campo de Golf, con Edgar Chahin y los Domínguez, reunión muy cerrada. Héctor vino a una abierta, ese mismo día de viernes cenó en el hotel Mission con los reporteros de Orizaba, a quienes obsequió algunos regalos del Día de la Libertad de Expresión, dijo que a la gubernatura de dos o la de cómo venga, le entra. Y que no se va a pelear ni con el gobernador ni con el presidente, faltaba menos, diría Minga, una gente de mi pueblo.

Visítenos. www.gilbertohaazdiez.com

Comentarios: haazgilberto@hotmail.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje