ESOS CRIMINALES JUECES

COLUMNA ACERTIJOS

SABADO 30 DE NOVIEMBRE DE 2019

GILBERTO HAAZ DIEZ

 

 

*De Javier Sicilia: “Si no tenemos policías, jueces, abogados, fiscales, honestos, valerosos y eficientes; si se rinden al crimen y a la corrupción, están condenando al país a la ignominia más desesperante y atroz”. Camelot.

ESOS CRIMINALES JUECES

Los miserables jueces, algunos, suelen ser más culpables o criminales que la gente que algunas veces juzgan. No todos, pero brotan escándalos televisivos porque un par de ellos soltaron de la cárcel a un marido celoso y este, cuando salió, es el principal responsable de la muerte de su ex esposa. Son casos de novelas negras, contrataron a un par de sicarios y en una moto la liquidaron, al lado de sus hijos, que uno resultó herido. Es la justicia que tenemos y no nos merecemos. Cuántas veces no hemos visto a delincuentes secuestradores, que los detienen y a los pocos meses o días los corruptos jueces los sueltan, por un billete, sin duda. Alguien tiene que poner remedio en eso, porque el presidente está haciendo lo imposible por detener la corrupción, pero este rubro mancha a México y a su gobierno y a todo el país, y lastima y lacera familias, como la de la señora ejecutada a mansalva. AMLO tocó el tema en la mañanera, aseguró que esta marranada (eso es mío) no quedará impune, la de los jueces malosos. A esta hora, dos de esos jueces han sido suspendidos. Pero no solo eso, hay que fincarles responsabilidades penales, es lo menos que se merecen. Ni una más.

SIN PLACAS (MORDELONES)

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que es la mamá de los pollitos, quitó la facultad a las policías pueblerinas de tránsito, para que a los conductores NO les recojan tarjetas de circulación, placas y/o licencia de manejo, como acostumbraban. Ahora es prohibido  quitarlas. Tendrán que llegar a la confianza de los países del Primer Mundo, que te infraccionan y te dejan el papelito y tendrás que ir a pagar, so pena de que cuando vayas a hacer algún trámite aparezcas en la computadora con que debes, y te cantaran esa de toma chocolate y paga lo que debes. Eso sirve para que los mordelones ahora no presionen con la mordida. La SCJN estableció que en ningún caso se asegurarán como garantía de pago de las infracciones, el permiso para circular, la tarjeta de circulación, la licencia de manejos o las placas. El Tribunal Pleno estimó que los estados tienen facultades para regular los medios para garantizar el cobro de sanciones de tránsito y que los artículos impugnados no invaden la esfera de competencia del municipio. Venga, pues.

LOS LEBARON

Las redes se incendiaron. La familia LeBaron, que sufrió la pérdida de mujeres y niños, aguantó una embestida de gente de odio en las redes sociales, aquellos animales que no entienden de la pérdida familiar. De apátrida y vende patrias no los bajaron. Pero a Dios gracias salieron en su defensa cientos de miles. Todo porque, con justa razón suya, pidió a Trump que nombre Organizaciones Terroristas Extranjeras a los narcos mexicanos. Y el gobierno, en lugar de sentarse Ebrard a negociar para ver cómo le hacen, porque es un problema de ambos países, unos por producirla y meterla a sus fronteras, y el otro por consumirla. El gobierno de México, decía, debe ir e implementar acciones conjuntas, cuando se dieron cuenta que ese cuento de hadas de ‘abrazos no balazos’, no funcionaba, y que los peligrosos cárteles se han apoderado de territorios y de comandancias municipales. Ebrard debe sacar a relucir lo que le aprendió a Manuel Camacho Solís, cuando con él se hizo adulto políticamente, pedir un programa conjunto de espionaje y drones y lo que aquellos tienen de sobra, y dejar que actúen, como un tiempo actuó la DEA en nuestro territorio y sirvió, con la información, para atrapar a grandes capos, entre otros el legendario Chapo Guzmán. Más que rasgarse las vestiduras y envolverse en la bandera patria y querer tirarse de la torre de Relaciones Exteriores, Ebrard debía decir a Pompeo: “A ver cómo le hacemos ambos países para detenerlos”. Claro, Pompeo, le va a decir: “Dejemos los abrazos”. Fin de la historia.

www.gilbertohaazdiez.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje