HACIA LA CIUDAD DE LA NUBE GRIS (EL DF)

COLUMNA ACERTIJOS

VIERNES 17 DE ABRIL DE 2015

Gilberto Haaz Diez

*De un tal Charles Chaplin: “Sólo soy, sólo sigo siendo una sola cosa: un payaso. Eso me pone en un plano más alto que cualquier político”. Camelot

HACIA LA CIUDAD DE LA NUBE GRIS (EL DF)

Jueves de abril, el de las cerezas que están maduras eso lo sé, voy al DF. Sucede que no me di cuenta que mi visa americana había vencido, y después de 10 años vengo a este periplo con los súbditos de Obama. Lo hago por la mala, cara y deteriorada autopista de Capufe. Subo la cuesta de Maltrata, donde el verdor hace que esta campiña sea una de las más bellas del país, por donde la mano del hombre le ganó a la montaña taladrándola para que los trenes malos de Ferrosur avancen con la carga, porque el pasaje quedó olvidado. El inútil secretario de comunicaciones de Peña Nieto, Gerardo Ruiz Esparza, arregla del kilómetro 240 al 244. Las máquinas hacen que el piso sea como el que nos puso el Emperador en la calle Real de Orizaba, funcional y preciso. Es una de las autopistas más caras del mundo, y más malas. En el sexenio del presidente Felipe Calderón, encementaron buenos kilómetros en la recta de Cuaunopalan a Puebla. Trepamos la montaña y se ven los prados, los campesinos comienzan a prepararlos, zona de contrastes, en Veracruz todo verde y pasas a Puebla y todo seco y sin agua. Dios repartió bien. Si estas tierras poblanas tuvieran sistemas de riego y no de temporal, como en otras partes del país, México le daría de comer al mundo, como una vez lo hizo Argentina en la Segunda Guerra Mundial, que con sus carnes y ganado de primera alimentaron a los Aliados.

ARCOS DE SEGURIDAD

Nuestra inseguridad a la vista. Tomo la recta. Montiel, el chofer designado, a las vivas. Perro Uribe, que viene de guía a la ciudad de México, porque la ama con todo y la maluria que allí vive, dormita a ratos. En el kilómetro 199 hay un retén perrón. Arco de Seguridad, le llaman. Grande, muchas patrullas, controlado por Puebla. A lo lejos se tienden unos cables que asemejan un puente de Calatrava, el gran arquitecto español. Se supone que tienen sensores y laser y a selección detienen algunos automóviles para checar. Apenas ayer López Dóriga anuncio el descubrimiento de un tráiler con mas de cien indocumentados. Quizá un arco de estos los detectaron. Es la Puebla de Moreno Valle, que quiere ser presidente por la Gracia del PAN, si Yunes (Miguel Ángel) y Gustavo Madero se lo conceden. Los panorámicos hablan. Al pie de la autopista uno de un baile en Tehuacán, donde llegan el 26 de abril los Tigres del Norte, los jefes de jefes. Gasolineras a cada paso. De repente, 20 vehículos militares llaman la atención. Escena como de guerra. El verde oliva que ha salvado al país, porque sin la gloriosa Marina y el glorioso Ejército Mexicano, este país estaría en manos de los Tutas y los Abarcas malditos, criminales despiadados que convirtieron a México en un campo de maldad y de fosas comunes y desaparecidos. Aun los europeos, ahora que allá anduve y andé, se sorprendieron el que porqué en Ayotzinapa, a uno de los asesinados lo desollaron. Quitarle la piel. Eran peor que Hitler y los campos de concentración. Pero dejo la maldad y me concentro en el paisaje. Avizoro el Popocatépetl y el Iztaccihuatl, que dejando atrás sale el nuestro, el Pico de Orizaba, Citlaltepetl, los vemos como escenas del paisaje del Dr. Atl. A 120 kilómetros por hora, velocidad permitida, esperamos hacer unas tres horas y media. Los cables de alta tensión, paralelos a la autopista. Suelo venir poco ya por carretera, a veces se ha vuelto imposible y hay días que hemos hecho de Orizaba a México siete horas, un mundo de tiempo, y los boletos se han abaratado, los de avión de Alemán y Montano (Interjet) andan económicos y tomarlos es cosa fácil, para moverse en México en los taxis seguros.

 

EL ATASCO

El sembradío de col a los lados. Los borregos se alimentan del poco pasto que encuentran. Un chamaco pastor les cuida, como una vez los cuidó el pastor más grande que ha parido este país, Benito Juárez. En otro estado, Oaxaca, en otra tierra, pero en ese México que un día engrandeció. Aunque a la derecha les pese y les harte. Cruzamos caseta tras caseta. Sin novedad. Poco tráfico, buen sol. 19 grados a estas horas de la mañana (10:30). Anuncian un pueblo llamado Tecali, a 15 minutos, donde los muebles de mármol son exitosos, lámparas, mesas, pisos, de todo allí ofertan. Frente, al otro lado, Tepeaca, famoso por su mercado de ropa y verduras, cada miércoles, como Chedraui. Leo en un diario orizabeño que a Juan Bueno Torio se le aparecieron los fantasmas, un amigo de él, o colaborador, fue detenido en el aeropuerto. A Juan le vi en Madrid, el 20 de marzo pasado,  sucede que quien esto escribe esperaba a su familia en el vuelo de Aeroméxico, que llegaba al Adolfo Suarez-Barajas, y él bajó, seguramente a visitar a familiares, que allí le esperaban, Nos saludamos, un apretón de manos y un hola y un hasta luego. Nada más. Llegamos a Puebla, un alto total, comienzan los problemas de tráfico, a la izquierda el Distribuidor Vial D9 del anillo periférico ecológico, una obra que crece y comenzó el exgobernador Manuel Bartlett. Vamos a vuelta de rueda. Ponen pilotes para los nuevos puentes. Además, al parecer tres tráiler chocaron mas adelante, a la altura de Zanacatepec. Esta autopista se ha convertido en muy peligrosa, fue creada para poco tráfico y hoy son miles y miles los que la usan. Con lo que nos cobran, debían ponerle segundo piso. Aquí hay muerte y muchos accidentes, y desolación. Hay atascos porque hay mucha obra federal, en el tramo de la desviación a Santa Ana Chiautempan, donde los zarapes mexicanos tienen fama mundial, y los suéteres de lana. Maquinaria por todo el camino, las amarillas de Caterpillar, les llevará meses la rehabilitación de los nuevos pasos, se sufre, pero se aprende.  Pasamos la Volkswagen y enfilamos a Rio Frio, donde apenas nevó como en Europa, mas tardecito Chalco, ese pueblo que el presidente Salinas le hizo la luz (hágase la luz, dijo el Génesis), y que con la primera venta de Mexicana, que era del gobierno, unos 700 millones de pesos de aquellos años, Salinas les mandó a poner la luz de CFE a Chalco, porque eran famosos los diablitos en la autopista, donde se colgaban como changos para no pagar. Llego al DF, tomo Viaducto Alemán, voy al rumbo de Reforma, a hospedarme en el hotel Sevilla Palace, y de allí a la defeña calle de Hamburgo, a mi renovación de visa, historia para la siguiente columna.

Visítenos: wwwgilbertohaazdiez.com

Comentarios: haazgilberto@hotmail.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje