LA CUNA DEL RIEL

COLUMNA ACERTIJOS

MARTES 6 DE AGOSTO DE 2019

GILBERTO HAAZ DIEZ

 

 

*Siempre el tren pasa primero. Camelot.

 

LA CUNA DEL RIEL

 

En Tierra Blanca, que también es pueblo y fue un tiempo glorioso cuna de los ferrocarriles, que eran nacionales de México, hace nada publicaron los dos medios señeros: Crónica de Tierra Blanca y XHJF Radio, que llegaba un Doctor Vagón. Y uno se preguntaba qué cosa era eso, allí donde un tiempo fue bastión del riel y tuvo Casa Redonda y Talleres, donde aquellos dirigentes honestos, Demetrio Vallejo y Valentín Campa, trotaron con sus agremiados y caminaron esas calles hasta que la mano presidencial de López Mateos brutalmente los encarceló. Yo de chico les vi pasar con gente atrás de ellos, parecían gigantes, como dijo Caso de los personajes del gabinete de Juárez, incorruptibles. Llegó el tiempo de cárceles y represiones, de tomas de la ciudad por los soldados que cumplían órdenes presidenciales y poco a poco, paso a paso, año tras año aquello fue cayendo en el olvido como caen las hojas del otoño. Se fue perdiendo todo: empleos, dignidad. Todo. Y no había poder humano que detuviera ese quebranto. Venimos casi todos los que somos de esa tierra, de orígenes ferrocarrileros, nuestros padres o abuelos allí trabajaron, allí dieron su vida y allí vieron languidecer esa fuente de empleo extraordinaria.  Aquí estaban los mejores maquinistas, conductores, garroteros, oficinistas, talleristas, paileros, soldadores, mecánicos. Se privatizó, y poco a poco los grandes barones del dinero desmantelaron sus talleres. De todo ello solo quedó el recuerdo de una pinchona estatua -como dijo Carlos Fuentes: las estatuas solo sirven para que las caguen las palomas-, de un tal Héroe de Nacozari, que ni de allí era, era sonorense y ofrendó su vida llevando una máquina que iba a explotar. Y el otro pergamino es una máquina vieja de ferrocarril que luce orgullosa al pie de las viejas vías, donde las esposas de los maquinistas en aquellos años se tiraban acostadas cruzadas en ellas para que sus maridos no arrancaran las máquinas, en los tiempos de la disidencia sindical, aquellos del lopezmateismo.

DOCTOR VAGON

En el diario terrablanquense, Crónica, leí de un tal Doctor Vagón, llamó mi atención. Pero no era ningún personaje de botarga como los del Doctor Simi, era un programa de Míster Carlos Slim, llamado El tren de la salud, a quien apenas AMLO se le cuadró y le pidió que invierta, porque ese 0.1% está para llorar, claro eso lo habrá dicho en corto, no en público, en público se alegró de ese pinchón crecimiento. Slim montó un vagón perrón, dotado de médicos y medicinas y aparatos de Rayos X, quizá viendo las penurias de la 4T que no puede ni con su alma en asuntos de medicamentos. El vagón es impresionante, en apoyo con otras fundaciones el tren llega primero y atiende a pacientes, el que llegue, no necesariamente tienen que ser ferrocarrileros o familiares, así se le vio en Tierra Blanca y unos cuatro días en Veracruz. Tengo una tía que fue, la atendieron de maravilla, pasó y le hicieron sus estudios, llevan de todo, desde laboratorios para análisis de sangre hasta equipos de Rayos X y doctores especializados. Eso está bien, así Slim devuelve un algo de lo mucho que México le ha dado al situarlo entre los grandes barones del dinero.

ARRIBA EL POBLANO

Encima de cinco cadáveres políticos, el de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, y de tres acompañantes, dos pilotos y un secretario particular, como un sepulturero malo, el tal Miguel Barbosa, que fue derrotado por la dupla Erika y Rafael, tomó posesión de la gubernatura de Puebla. Nada ocurre, él tipo dice que lo del helicóptero y su accidente a nadie le importa. Mira que muchacho. Entre los asistentes, que todos eran las tribus de Morena, sobresalió un tuiter que envió Manuel Bartlett, director de CFE y antiguo gobernador de Puebla. Sin pensar como él, porque Bartlett huele a leña de otro hogar y gira con otros pensamientos aunque esté en la 4T, le echó una porra a Barbosa, tenía rato que Bartlett no llegaba a los tuiters, porque los tuiteros son pesados y pegan duro y bonito, igual aquí le fue como en feria, muchos le pusieron que se ponga a trabajar, que la luz se va por todos lados, y otros que no mamy blue, que alabar a ese tipo de cara mala, feo y rencoroso, es algo que no es realizable para los poblanos. Pobre Puebla, tan lejos de Dios.

www.gilbertohaazdiez.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje