LA MARCHA DE LA LEALTAD (106 AÑOS)

COLUMNA ACERTIJOS

LUNES 11 DE FEBRERO DE 2019

GILBERTO HÁAZ DIEZ

 

*Cuando la batalla se recrudece, se prueba la lealtad del soldado. Martín Lutero. Camelot

LA MARCHA DE LA LEALTAD (106 AÑOS

Algún día leí por ahí que un presidente comentó, que se sintió presidente verdadero el mismo día que acompañó a los militares en esa Marcha de la Lealtad, un recorrido que hacen los presidentes de la República, desde que cayó Madero, que nace cuando al presidente Francisco I Madero los jóvenes cadetes del Heroico Colegio Militar lo custodiaron para ir a Palacio Nacional, del palacio del Alcázar, en Chapultepec, a enfrentar la rebeldía misma que le costó la muerte a él y al vicepresidente José María Pino Suarez, en aquella llamada Decena Trágica. Golpe de estado del chacal Victoriano Huerta (para conocer bien esa parte negra de nuestra historia, hay que leer el libro. ‘De cómo vino Huerta y cómo se fue’, Amazon lo vende). Una vez un expresidente se ufanó que un abuelo suyo había escoltado al presidente Madero. Y casi llora en esa ceremonia. Es una ceremonia muy republicana, emotiva, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador se vio protegido por ellos, en ese recorrido que lo llevó, arriba de un jeep militar, no a caballo como lo hizo Madero, a esa ceremonia emotiva. Al tomar la palabra, el presidente invocó aquella gesta, hoy no habló en su inicio más que de eso, son otros tiempos de la Republica, la lealtad, decía el presidente, lo es todo. Con los generales secretario, y el titular de la Marina y el gabinete completo de AMLO y el ampliado, la figura de la institución presidencial, cargada en él, como lo hicieron otros cadetes hace 106 años con el presidente Madero. Las Fuerzas Armadas le reiteraron la lealtad y subordinación. Como ha sido en esta historia reciente de México. Jamás volvió a haber otro intento de asonada. México partió de allí a una guerra civil donde muchos mexicanos murieron, en la defensa de la patria. Lucha intestina, interna, con intromisiones de gente y gobiernos de fuera. Madero sentó las bases para lo que hoy somos, una nación demócrata y soberana.  Los soldados en bien de México. No solo en el programa del Plan DNIII, donde brindan ayuda a la población, en espera de la Guardia Nacional porque este país vive un quebranto de malos que asolan a nuestra patria. Siempre el Ejército y la Marina en defensa del país, portando con dignidad el uniforme que el pueblo de México les ha confiado. Una buena ceremonia. Bella.

LAS FAKE NEWS VOLADORAS (RENUNCIA DE ERIC)

Uno puede estar muy tranquilo, apoltronado en su reposet viendo una cinta de Netflix, cuando de repente comienzan a llegar los warnings como cascadas, que el secretario Eric Patrocinio Cisneros Burgos (25 de septiembre de 1965), ingeniero agrónomo por la Universidad de Baja California, el segundo Eric en ocupar ese puesto, el otro fue el maloso chamaco Eric, de Javier Duarte, cuenqueño, aseguran que nació en Tierra Blanca pero lo asentaron en Otatilán, había renunciado y un amigo hasta llamó a quien esto escribe para corroborarlo, casi me aseguraba que él había visto como presentó la renuncia y la firmaba delante del góber. Han sido días que este fuego amigo o fuego enemigo se asoma por las redes sociales. Han puesto al suplente, Elías Moreno Brizuela (23 de septiembre de 1957, edad 61 años, Catemaco, Veracruz), de quien también en las redes han soltado que está convocado como el Tata Martino a los futbolistas, no solo para ser el secretario de gobierno suplente, no, para ser el gobernador suplente. Cuando la tarde arreciaba con las notas de su renuncia, uno no sabía a quién creerle, si a Chana o a Juana, porque nada hay peor que hacerse participe de una Fake News, pues no falta el amigo que te reprenda: ‘No es cierto, la regaste’, o aquella: “La cagaste, Burt Lancaster”, es mejor mantenerse a la expectativa, seguir viendo la película hasta que del árbol caigan las hojas del otoño, entonces el periodista de Ceapp, el gran Peter, se comunicó directo con Patrocinio y este le dijo que seguía arriba del barco, navegando por buenas aguas, y aquellos malosos que corrieron la voz y lo veían como el Jinete que iba cabalgando por el mundo, con su guitarra cantando, hombre y guitarra llorando a la luz de las estrellas, según el gran José Alfredo Jiménez, se desencantaron. Los que planeaban relevarlo se agüitaron, se achicopalaron, chin será para la otra, habrán dicho. A los pocos minutos escribió en su tuiter el secretario: “Se volvieron a equivocar nuestros detractores y sus replicadores. Seguimos en la Secretaría de Gobierno. Mantenemos la agenda pública en Veracruz como nos lo ha instruido el gobernador Cuitláhuac García Jiménez”. Tan, tan. Fin del borregazo sabatino.

UNA DEL AMIGO RICO

Gil: Solicito ayuda para que compartas en tu columna la situación que me pasó con mis tarjetas. Todavía existe gente muy buena, resulta que perdí mis tarjetas con mis identificaciones y al regresar al último lugar donde estuve, un señor me llamó para preguntarme si era mía la cartera que encontró y sí, eran mis tarjetas, la cual agradecí su gran ayuda, el señor es César Adán Ortiz Ortiz, le quise pagar su consumo en agradecimiento y ya había pagado y por mis nervios no tuve otra opción para agradecer y él al contrario me deseo bendiciones. Dios bendiga a este señor que me salvó, le mando un gran abrazo a él y a su familia, su esposa y dos pequeños.

www.gilbertohaazdiez.com

 

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje