LA VARA QUE MIDAS

COLUMNA ACERIJOS

MARTES 26 DE NOVIEMBRE DE 2019

GILBERTO HAAZ DIEZ

 

 

*Mensaje en tuiter: “Es increíble que ahora ustedes defiendan a Bartlett y acusen a Javier Sicilia. ¿Quién lo creyera?

LA VARA QUE MIDAS

En la antigüedad, cuando reinaba el dinosaurio Rex sobre la faz de la tierra y todos nos sentíamos como en Disneylandia, los Medios de comunicación vivían, algunos, tórridos romances con el poder. Otros eran satanizados y enviados a la congeladora. Cuando la 4T llegó, operó la máxima aquella de Jolopo: no te pago para que me pegues. Y satanizó a columnistas y medios de comunicación que eran críticos del presidente. Vendrán más asedios y castigos, sin duda. La mano del desamparo trabaja. Algunos emigraron por la presión de sus empresas. Se quedaron solos como Tom Hanks en la película Náufrago, solos, hablando a solas con su balón Wilson. Loret de Mola es un caso, Sergio Sarmiento, otro, y ahora mismo Brozo anuncia su salida en las redes sociales y la guillotina se ejerce por la presión a las empresas. Que no dudan en sacrificar a sus alfiles alabarderos, como en la época de los Luises franceses. Lo escribo porque hace unos días circula un video de Beatriz Pagés Rebollar, hija del maestro José Pagés Llergo, un periodista leyenda, de los buenos, un Vaticano del periodismo con la revista Siempre, como lo fue Julio Scherer en vida con su Proceso, que irritaba al poder y ponía a la revista en cuarentena, sin anuncios publicitarios. Ese esquema cambió, Proceso ahora en su edición de esta semana viene plagado de páginas y páginas pagadas de información gubernamental. Unas 6 planas del gobierno federal, que les da aire y oxígeno, y por primera vez sienten que respiran sin ansiedad. Habría que ver su comportamiento, porque también le han bajado a las críticas a su presidente. O ingresos buenos o perder lectores, el dilema. Y hablaba de la hija de Pagés, porque ante un nutrido grupo de invitados, entre ellos un militar de alto rango, en el premio de periodismo José Pagés Llergo 2019, externó una dura crítica al gobierno de AMLO, y habló de las dictaduras y de su padre, que cuando andaba en Alemania como reportero viendo el nacimiento al poder de Hitler, expresó condenas contra el socialismo, y contra aquellos líderes que se perpetúan en el poder. Y cuando rindió honores al Ejército Mexicano, el aplauso inundó ese salón. Será el Ejército el garante de no violar la Constitución, sin duda. Beatriz remató con esta dureza: “La revista Siempre no está vetada, la revista Siempre está proscrita, la arbitrariedad, la intolerancia y la injusticia quieren acabar con una publicación legendaria, icono de la libertad de expresión en México. Nos negamos a entregarle la escritura del país a un solo hombre. México o es de todos o no es de nadie”. Terminó entre aplausos de la concurrencia.

EL HERNAN CORTES DE TV AZTECA

Anoche dio inicio el revuelo de la serie Hernán, de TV Azteca. No la vi, la dejé grabando porque, entre otras cosas, no se le entiende bien, las necesito con letritas, porque luego no frasean bien y termina uno por no entenderlas. La espero en Amazon subtitulada, porque yo soy fiel a Netflix. Los cinco escasos minutos que vi, me llevaron a que, al menos al inicio, no vi nada del otro mundo. La Conquista de México ha tomado auge ahora, porque AMLO quiere que los españoles se disculpen y vengan a ofrecer las mismas disculpas aquí en la antigua gran Tenochtitlan, donde adoraban a sus dioses y hacían sacrificios humanos. Los españoles se niegan, le dicen que vaya allá, a AMLO, y que en La Puerta de Alcalá le cantarán la rola inmortal. El actor es el padre odiado de la serie de Luis Miguel, un tipo que actúa bien, más odiado que Sarita, la hija aborrecida de José José. En cuatro domingos, anuncia la televisora, la serie cambiará el sentir de lo que vimos o el menos leímos de la Conquista. Porque la Conquista fue hace 500 años, presente lo tengo yo, y hay poco que agregar a lo que los grandes historiadores, se incluye al reportero historiador, Bernal Díaz del Castillo, han externado sobre aquella fusión de razas, cuando los españoles llegaron y los indígenas, al verles, se decían entre ellos: “Desconfía de ellos, mira cómo traen a su Dios”. Su Dios venía, como hasta la fecha, crucificado en la Cruz de madera.

www.gilbertohaazdiez.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje