LOS CAMINOS DE LA VIDAS

COLUMNA ACERTIJOS.

LUNES 10 DE JUNIO DE 2019.

GILBERTO HAAZ DIEZ

 

 

*“La amistad es como la mayonesa. Cuesta un huevo y hay que tratar de que no se corte”. Camelot.

LOS CAMINOS DE LA VIDA

Uno bordea la mugre autopista de Capufe, van bajando los atascos en las casetas de paga, donde cobran como en Suecia con servicios de Uganda, allí gobernó Idi Amin Dada. Es la mañana del día que míster Donald Trump va a deshojar la margarita y decidir si nos aplicó el arancel o nos perdona. Nos perdonó, un poco más tarde, claro, obligados a que tengamos 6 mil agentes de la Guardia Nacional para detener la inmigración terrible que viene de Guatemala, frontera con México, que ahora, pide el muy cabezón, compremos más productos agrícolas porque en la zona donde le votan a su favor, los agricultores quieren que le haga manita de puerco a AMLO y a Ebrard y todo le firmamos, faltaba menos. El presidente AMLO tuvo un poco de culpa porque, al inicio de su gobierno, minimizó ese escenario y decía que no iba a detener a nadie, que los Derechos Humanos y tatatiu, tatatia, pues no, un día Trump se enojó y le dijo, o los detienes o te aplico una llave china. Los detuvimos, esa llave china era como la caja china de Yunes y mejor no, el ay nanita palpitaba en nuestros corazones, como el Cielito lindo. Los memes se subliman, ahora dicen que la Guardia Nacional ya tiene un civil de comandante en jefe, Donald Trump. Ebrard se elevó a los altares de la patria. Bien. A otra cosa, mariposa.

LA REPUBLICA REUNIDA     

Eran los tiempos aquellos cuando la República estaba reunida, anunciaba el presidente desde el sitio que fuera. Yo recuerdo una en Veracruz, en San Juan de Ulúa, con José López Portillo. No tuvo esta del presidente AMLO, en Tijuana, ni el boato ni la parafernalia que rodeaban a aquellos actos donde todos los gobernadores eran priístas y la patria se sublimaba y ellos se ponían al pie de esa patria, rendidos pero con orgullos, envueltos en un lábaro patrio para que, cuando regresaran a sus oficinas de gobernadores, siguieran viviendo la vida loca como Ricky Martin, con dispendios y saqueos. Muy temprano todos los caminos llevaban a Tijuana, como una vez a Roma, eran los políticos de la 4T y los que no lo son, unos romeros buscando a Dios y yendo a dignificar (esa palabrita nunca me ha gustado, porque si llamas dignificar es señal de que aquello andaba indigno) a la patria. El acto era en favor de la Amistad con Estados Unidos.  Los clérigos y pastores, menos el de Bellas Artes. Allí llegaron los gobernadores, no todos, incluido el de Veracruz que aplaudía a rabiar y sonreía, ni de su abuelita se acordaba. Como pude con la mala señal de Telmex en el tramo de la mugre autopista de Capufe, Orizaba-Veracruz, iba escuchando en partes el evento, como serie de Tres Patines, lo que podía, porque la señal se corta (López Obrador se quejó de que una vez el presidente Trump lo buscaba para algún chisme por teléfono, y como andaba en la sierra no tenía señal telefónica, ni de internet, enojao le saltó lo tabasqueño y amenazó que él solo y su gobierno iban a comunicar a todo el país, es cierto, las telefónicas solo llevan internet a donde hay grandes concentraciones, a las aldeas y pueblos no van, pero aquí en la autopista es terrible que no haya señal), capté al gran Porfirio Muñoz Ledo, a quien la edad se le vino encima y ya le cuesta trabajo hasta dar un discurso, la edad y el tiempo no perdonan, el talento vive, pero el cuerpo ya no da.

EL EVENTO (EBRARD NEGOCIADOR)

Marcelo Ebrard, el hombre del momento, aquel que aprendió política junto a Manuel Camacho Solís, que si en estos meses fueran las decisiones de la sucesión presidencial, no duden que sería el candidato natural de la 4T. Con su panza de bien comido, medio atarantado, porque explicó venia directo de Washington, donde Trump y sus aliados, Mike Pence y pandilla, no los dejaban ni dormir y les hicieron manita de puerco y las doblaron, no había de otra, o la bebes o la derramas, la bebieron. Explicó Marcelo cómo habían sido las negociaciones, nos convertimos, de la noche a la mañana, en el patio trasero de Estados Unidos, que siempre lo hemos sido pero nos cuesta trabajo reconocerlo, en tema de la Migración doblamos todo. Vicente Fox le escribió en su tuiter al presidente AMLO: “Te agachaste”. Y el presidente no pudo responder ahora, el me canso ganso o te conozco bacalao, aunque vengas disfrazao. Trump nos elogió como bien portaditos (cómo no), y la Pelosi, la líder demócrata acusó que el acuerdo migratorio viola los derechos de los migrantes. Estados Unidos tiene una ley de que si cruzan a su país y piden asilo, les deben de dar el tiempo para analizarlo o concederlo o rechazarlo. De allí que tengan mas de 100 mil centroamericanos formados en sus espacios. Esos espacios nos los regresan a nosotros, con tinta sangre del corazón, y se ignora si Ebrard les metió un sablazo a su cartera, porque tenerlos no tiene importancia, tiene importancia que necesitan alimentos, medicina, médicos, refugios donde dormir, ojalá y Trump vaya a poner el dinero, que eso les sobra y deje de andar diciendo, como dijo amenazante en el momento que la patria se nos deshacía entre las manos. “Estados Unidos no necesita a México”. Bárbaro.

www.gilbertohaazdiez.com

 

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje