LOS CURAS REBELDES

COLUMNA ACERTIJOS

MIERCOLES 4 DE DICIEMBRE DE 2019

GILBERTO HAAZ DIEZ

 

 

*Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Camelot.

 

 

LOS CURAS REBELDES

 

 

Normalmente los curas suelen ser rebeldes. Algunos. Una estampa de 1983, da cuenta cuando el Papa Juan Pablo segundo llegó a Nicaragua, donde la gobernaba el mismo que hoy tiene a su pueblo en sangre y represión, Daniel Ortega (¿Por qué quieren quedarse en el gobierno a ser eternos?) Bajando del avión de Alitalia, el Papa pasó el saludo a los del gabinete, de quien pintaba para dictador, como Evo y Castro y Maduro y varios mas. Cito al diario El País: “Al Pontífice, que había vivido en Polonia la dureza del comunismo soviético, se le hacía difícil entender que la revolución sandinista fuese entonces del brazo de la parte más abierta y social de la Iglesia: el sacerdote y poeta Ernesto Cardenal era entonces el ministro de Cultura. Juan Pablo II, que estuvo a punto de eliminar Nicaragua de su viaje a Centroamérica, llegó a Managua tenso y visiblemente irritado desde que descendió del avión y se encontró con una gran pancarta que rezaba: “Bienvenido a la Nicaragua libre gracias a Dios y a la revolución”. A los pies del avión, en un día de muchísimo calor, le esperaba Daniel Ortega. Le lanzó un discurso de media hora exaltando su revolución. Al Papa, protegido del sol por una sombrilla blanca, le corría el sudor por el rostro ya fruncido. Y le daba hueva (eso es mío) Y fue allí, en el aeropuerto, donde el Pontífice protagonizó su primera protesta visible contra la Iglesia comprometida con la revolución, en nombre de los pobres, cuando al ir saludando a los miembros de la Junta y del Gobierno se encontró con Ernesto Cardenal. Cuando se acercó el Papa, Cardenal hincó una rodilla en el suelo y tomó su mano para besársela. Juan Pablo II, con su rostro airado, se la retiró. Y cuando el sacerdote le pidió la bendición, el Papa, señalándolo amenazador con el índice de su mano derecha, le dijo: “Antes tiene que reconciliarse con la Iglesia”.

EL OTRO REBELDE

El otro cura rebelde es el padre Alejandro Solalinde. Un cura sin iglesia, le dicen sus detractores. Reconocido por albergar y proteger a cientos de inmigrantes en su trayecto a Estados Unidos, hoy Solalinde es un activista político a favor de la 4T y de AMLO, lo que le ha valido críticas, lo mismo del expresidente Felipe Calderón, quien le llamó: “Curita de cuarta”, todo porque el cura criticó a la familia LeBarón, que sufrieron un atentado terrible, al casi llamarlos apátridas. Es un cura semejante a aquel Ernesto Cardenal, que jubiló la sotana para apoyar al comunismo de Nicaragua. Vi una vez al padre Solalinde, en aquel tiempo su chamba era defender a los migrantes, camiseta sport de rayas blancas con su gran Cruz en el pectoral,  lo encontré en una sala del aeropuerto de Ciudad de México y platicamos un rato. No hacía mucho había visitado Crónica de Tierra Blanca y en la XEJF le habían entrevistado, por su labor humana. Hoy está en el ojo del huracán, peleando contra el otro lado. Tomó partido y cuando se toma partido, está uno expuesto a eso, al escarnio público, más cuando atacas casos donde a una familia mormona le llenó su vida de dolor y quebranto. Cuando un Cura debe llevar la palabra y el amor de Jesús a todas partes.

www.gilbertohaazdiez.com

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje