LOS EPITAFIOS

EPITAFIOS

COLUMNA RETRATOS

VIERNES 26 DE FEBRERO DE 2016

Gilberto Haaz Diez

 

PUBLICADO EN EL SEMANARIO CENTINELA

LOS EPITAFIOS

 

El Papa Francesco llegó a decir: ‘Dime como rezas y te diré cómo vives’, o algo así. Dime cómo rezas y te diré cómo vives, dime cómo vives y te diré cómo rezas, porque mostrándome cómo rezas, aprenderé a descubrir el Dios que vives y, mostrándome cómo vives, aprenderé a creer en el Dios al que rezas; porque nuestra vida habla de la oración y la oración habla de nuestra vida. Cosas de los rezos. Dime cómo mueres y te escribiré tu Epitafio a elección. Suele la gente grande morir cómo puede, o escoger el lugar donde se depositarán sus cenizas o su cuerpo entero. Ahora mismo leo que Winston Churchill se negó a ser sepultado en la Abadía de Westminster, al lado de los reyes y de los famosos. Uno de los más grandes honores a que puede aspirar un inglés, es ser enterrado en la Abadía de Westminster. Se dice que en el Combate Naval del Cabo San Vicente, el almirante Horatio Nelson gritó que quería “¡la victoria o la Abadía de Westminster!” (Traducido: vencedor o muerto con gloria). Los reyes de Inglaterra son enterrados allí, pero también aristócratas, así como artistas o personalidades que han prestado servicios a la patria. Entre la gente enterrada allí están el explorador africano David Livingstone, los científicos Isaac Newton y Charles Darwin… y algunos más. Escribo sobre los Epitafios porque es viernes y los viernes hay poco qué hacer y pensar, termina la semana de fiaca y los líos a la vista. Las tumbas muestran los Epitafios, cuentan los conocedores de estas cosas, que el lema más famoso es el de Groucho Marx, que asentía en la lápida un: ‘Disculpen que no me levante’, aunque otros cuentan que eso no fue cierto, que solo tomó fama de respetuoso, ni modo que se levante con sus huesos podridos. El del francés Armand-Jean du Plessis, Cardenal duque de Richelieu (1585-1642) reza: “Aquí yace un famoso cardenal que hizo más mal que bien. El bien que hizo lo hizo mal; el mal que hizo, lo hizo bien”, o sea que el tipo era una especie de Francisco Ruiz Massieu, asesinado en Ciudad de México en aquel 1994 violento, Ruiz Massieu, padre de la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia, decía: “Como amigo soy muy bueno, como enemigo soy mejor”. La historia revela también que Groucho Marx dictó uno para la lápida de su suegra: “¡hip! ¡hip! ¡hurra!”.  El de Miguel de Unamuno, escritor y filósofo español (1864-1936): “Sólo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo”. Cuatro procedentes de Cuba: “Aquí descansa mi querida esposa Brujilda Jalamonte. Señor, recíbela con la misma alegría con la que yo te la mando”; “Aquí descansa Pancracio Juvenales. Buen esposo, buen padre, mal electricista casero”; “Gustava Gutiérrez Guzmán QEPD. Recuerdo de todos tus hijos (menos Ricardo que no dio nada)” y, “Tomás Jimoteo Chinchilla. Ahora estás con el Señor. Señor, cuidado con la cartera”.

 

Ningún comentario aún

Comentarios

Mensaje